DIA 37

El Espiritu Santo se manifiesta a través de un fruto variado

El Espiritu Santo se manifiesta a través de un fruto variado


EL FRUTO DEL Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio” (Gálatas 5:22-23). Creo que es posible que uno tenga los dones del Espíritu sin el fruto del Espíritu. También creo que uno puede tener el fruto del Espíritu sin los dones del Espíritu. Los carismáticos y los pentecostales tienden a enfatizar los dones; los evangélicos conservadores y los cristianos reformados tienden a subrayar el fruto.


Tal vez sea necesaria una breve sinopsis del prólogo de Fuego santo: ha existido un divorcio silente en la iglesia, hablando en general, entre la Palabra y el Espíritu. Cuando hay un divorcio, algunas veces los niños se quedan con la madre, algunas veces con el padre. En este divorcio están los del lado de la Palabra enfatizando la doctrina sana, especialmente Romanos, y los del lado del Espíritu enfatizando al Espíritu Santo, especialmente el libro de los Hechos. Tristemente parece ser el uno o el otro casi adondequiera que voy en el mundo. La necesidad es de ambos. Creo que la combinación simultánea resultará en combustión espontánea. La Palabra y el Espíritu viniendo juntos traerán el siguiente mover del Espíritu Santo, en mi opinión. Brevemente mencionaré cada una de las manifestaciones del fruto del Espíritu como se encuentra en Gálatas 5:22-23.


Amor. Este es el primer fruto del Espíritu que Pablo menciona y es de hecho la suma total de todo el fruto de Espíritu Santo. Si de hecho cumpliéramos lo que es descrito por Pablo en 1 Corintios 13, estoy bastante seguro de que experimentaríamos todo el fruto que sigue: gozo, paz, paciencia y demás. Pablo quiere decir amor agape (amor desinteresado), no philia (amor fraternal) ni eros (amor físico). Lea 1 Corintios 13, observando que “el amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor” (vv. 4-5). Guardar rencor es como llevar las cuentas de las ofensas, ¿por qué llevamos las cuentas en lo natural? Para probar que hemos pagado. ¿Por qué llevamos cuenta de las ofensas? Para recordarle a otro sus faltas. El amor rompe todas las cuentas de ofensas, sean las de su amigo, su enemigo, su cónyuge o su vecino. El perdón total significa que todo el fruto del Espíritu sigue.


Alegría. Es un estado interno en el que la ausencia de condenación le permite experimentar el mismo gozo de Dios. La felicidad proviene de cosas externas; la alegría es interna y proviene del Espíritu no agraviado.


Paz. Esto es algo que Satanás no puede producir. La carne no la puede producir. Es un fruto del Espíritu que da testimonio de su salvación eterna y de que usted le agrada al Señor.


Paciencia. Es una habilidad sobrenatural de esperar, no meramente esperar enel Señor, ¡sino también en la gente! En lugar de tronar los dedos y esperar que los demás salten, usted los deja ser ellos mismos sin darles una lección.


Amabilidad. Esto significa ser cortés. Considerado. Amigable. Esto es lo que hace que la gente quiera estar a su alrededor. ¿Le sorprende que ser amable con la gente sea un fruto del Espíritu Santo?


Bondad. Este es posiblemente el fruto del Espíritu más difícil de definir. Es la combinación entre honestidad y generosidad. Se puede utilizar de manera intercambiable con virtud. Creo que “integridad transparente” define mejor la bondad.


Fidelidad. Dios es fiel; Él nunca nos va a decepcionar. Él mantiene su palabra. Si somos fieles, seremos consistentes en cumplir con nuestra palabra y demostrar amor agape.


Humildad. Esto sign