evangelio julio 23 de oraciones para tu alma

Primera lectura


Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Gálatas 2, 19-20:


En cuanto a mí, la misma ley me llevó a morir a la Ley a fin de vivir para Dios.

He sido crucificado con Cristo, y ahora no vivo yo, es Cristo quien vive en mí. Lo que vivo en mi carne, lo vivo con la fe: ahí tengo al Hijo de Dios que me amó y se entregó por mí. Esta es para mí la manera de no despreciar el don de Dios; pues si la verdadera rectitud es fruto de la Ley, quiere decir que Cristo murió inútilmente.


Palabra de Dios.


Salmo


Sal 33, 2-3. 4-5. 6-7. 8-9. 10-11

R/. Bendigo al Señor en todo momento


Bendeciré al Señor en todo tiempo, no cesará mi boca de alabarlo. Mi alma se gloría en el Señor; que lo oigan los humildes y se alegren. R./

Engrandezcan conmigo al Señor y ensalcemos a una su nombre. Busqué al Señor y me dio una respuesta y me libró de todos mis temores. R./

Mirenlo a él y serán iluminados y no tendrán más cara de frusrados. Este pobre gritó y el Señor lo escuchó, y lo salvó de todas sus angustias. R./

El ángel del Señor hace sus rondas junto a los que le temen y los guarda. Gusten y vean cuán bueno es el Señor Dichoso aquel que busca él asilo! R./

Teme al Señor, pueblo de los santos, pues nada les falta a los que le temen. Los ricos se han quedado pobres y con hambre, pero los que buscan al Señor nada les falta.