Primera lectura


Lectura del libro de Jeremías 20, 10-13


Yo oía a mis adversarios que decían contra mí: '¿Cuándo, por fin, lo denunciarán?' Ahora me observan los que antes me saludaban, esperando que yo tropiece para desquitarse de mí.

Pero Yavé está conmigo, él, mi poderoso defensor; los que me persiguen no me vencerán. Caerán ellos y tendrán la vergüenza de su fracaso, y su humillación no se olvidará jamás.

Yavé, Señor, tus ojos están pendientes del hombre justo. Tú conoces las conciencias y los corazones, haz que vea cuando te desquites de ellos, porque a ti he confiado mi defensa.

¡Canten y alaben a Yavé, que salvó al desamparado de las manos de los malvados!


Palabra de Dios



Salmo


Sal 17, 2-3a. 3bc-4. 5-6. 7

<