Primera lectura


Lectura del Profeta Sofonías 3, 14-18a



¡Regocíjate y que tu corazón esté de fiesta,

hija de Jerusalén!

Pues Yavé ha cambiado su suerte,

ha alejado de ti a tus enemigos.

No tendrás que temer desgracia alguna,

pues en medio de ti está Yavé, rey de Israel.

Ese día le dirán a Jerusalén:

«¡No tengas ningún miedo,

ni te tiemblen las manos!

¡Yavé, tu Dios, está en medio de ti

el héroe que te salva!

El saltará de gozo al verte a ti

y te renovará su amor.

Por ti danzará y lanzará gritos de alegría

como lo haces tú en el día de la Fiesta.»

Apartaré de ti ese mal con el que te amenacé, y ya no serás humillada.


Palabra de Dios.