evangelio agosto 2 de oraciones para tu alma

Primera lectura


Lectura del libro de los Números 11,4b-15


Decían: "Quién nos dará carne para comer?" Cómo echamos de menos el pescado que gratuitamente comíamos en Egipto, los pepinos, melones, puerros, cebollas y ajos. Ahora tenemos la garganta seca, y no hay nada, absolutamente nada más que ese maná en el horizonte!

El maná era como la semilla del cilantro, se parecía a un manojo de malvavisco. La gente del pueblo se dispersaba para recogerlo, uego lo molían entre dos piedras o lo machacaban en un mortero. Después lo cocía el rocío sobre el campamento, caía también el maná.

Moisés oyó que el pueblo lloraba, cada familia a la entrada de su tienda, mientras ardía la cólera de Yavé. Moisés se afectó mucho por eso. Le dijo a Yavé: "Por qué tratas tan mal a tu servidor? No me has hecho ninún favor al imponerme la carga de todo este pueblo! Soy yo acaso quien lo dio a luz para que me digas: Llévalo en tu seno, como la nodriza lleva a su bebé, al país que prometiste bajo juramento a nuestro padres

Todo el pueblo viene a mí para decirme: Danos carne, queremos comerla! Pero, de dónde voy a sacar carne para dársela? No puedo conducir solo a todo este pueblo, es demasiado peso para mí! si así es como me quieres tratar, mejor mátame, te lo ruego; con eso me harías un favor y me vería libre de esta desgracia!"


Palabra de Dios.


Salmo

Sal 80, 12-13.14-15.16-17 R/. Aclamad a Dios, nuestra fuerza


Pero mi pueblo no me quiso oir, e Israel no me obedeció Los dejé, pues, que siguieran sus caprichos y caminaran según su parecer. R./

Ah, si mí pueblo me escuchara, si Israel fuera por mis caminos, sometería en un instante a sus enemigos, volvería mi mano contra sus opresores. R./

Los enemigos del Señor le adularían y su espanto jamás terminaría. Pero a él, con flor de trigo lo alimentaría y con miel de la roca lo saciaría. R./