Evangelio de hoy de oraciones para tu alma

Primera lectura


Lectura del libro de la Sabiduría 9, 13-19


¿Quién, en realidad, podría conocer la voluntad del Señor? ¿Quién se apasionará por lo que quiere el Señor?

La razón humana avanza tímidamente, nuestras reflexiones no son seguras, porque un cuerpo perecible pesa enormemente sobre el alma, y nuestra cáscara de arcilla paraliza al espíritu que está siempre en vela.

Si nos cuesta conocer las cosas terrestres, y descubrir lo que está al alcance de la mano, ¿quién podrá comprender lo que está en los cielos?

¿Y quién podrá conocer tus intenciones, si tu no les has dado primero la Sabiduría, o no le has enviado de lo alto tu Espíritu Santo? Así fue como los habitantes de la tierra pudieron corregir su conducta; al saber lo que te agrada, fueron salvados por la Sabiduría.


Palabra de Dios



Salmo


Sal 89, 3-4 5-6. 12-13. 14 y 17

R. / Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación.



Tú que devuelves al polvo a los mortales, y les dices:»¡Váyanse, hijos de Adán!». Mil años para ti son como un día, un ayer, un momento de la noche. R/.