evangelio julio 22 de oraciones para tu alma

Primera lectura


Lectura del libro del Cantar de los Cantares 3, 1-4b


Sobre mi lecho, por las noches, yo buscaba al amado de mi alma. Lo busqué y no lo hallé. Me levantaré, pues, y recorreré la ciudad.

Por las calles y las plazas buscaré al amado de mi alma. Lo busqué y no lo hallé.

Me encontraron los centinelas, esos que andan de ronda por la ciudad.

Han visto a mi amado?

Apenas los había dejado cuando encontré al amado de mi alma.

Lo abracé y no lo soltaré más hasta que no lo haya hecho entrar en la casa de mi madre, en la pieza de la que me dio a luz.


Palabra de Dios.


Salmo


Sal 62, 2. 3-4. 5-6. 8-9

R/. Mi alma está sedienta de ti, Dios mío


En Dios sólo descansa el alma mía, de él espero mi salvación. R./

Sólo él es mi roca y mi salvador, si el es mi fortaleza, no he de vacilar. Hasta cuando se lanzan todos contra uno, para juntos demolerlo como se echa abajo un muro, como se derriba una cerca?. R./

Todos sus proyectos son sólo engaños, su plaer es mentir; con lo falso en la boca ellos bendicen, y en su interior maldicen. Sólo en Dios tendrás tu descanso, alma mía, pues de él me viene mi esperanza.