oraciones para tu alma evangelio mayo 4

Primera lectura


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 8, 1b-8


Este fue el comienzo de una gran persecución contra la Iglesia de Jerusalén. Todos, excepto los apóstoles, se dispersaron por las regiones de Judea y Samaría.

Unos hombres piadosos enterraron a Esteban e hicieron un gran duelo por él. Saulo, por su parte, trataba de destruir a la Iglesia. Entraba casa por casa, hacía salir a hombres y mujeres y los metía en la cárcel.

Felipe anuncia la Palabra en Samaria

Mientras tanto, los que se habían dispersado anunciaban la Palabra en los lugares por donde pasaban. Así Felipe anunció a Cristo a los samaritanos en una de sus ciudades adonde había bajado. Al escuchar a Felipe y ver los prodigios que realizaba, toda la población se interesó por su predicación. Pues espíritus malos salían de los endemoniados dando gritos, y varios paralíticos y cojos quedaron sanos. Hubo, pues, gran alegría en aquella ciudad.


Palabra de Dios



Salmo


Sal 65, 1-3a. 4-5. 6-7a R. / Aclamad al Señor, tierra entera



Aclamen a Dios en toda la tierra, canten salmos a su glorioso nombre, hagan alarde de sus alabanzas. Digan a Dios: ¡Qué terribles son tus obras