evangelio noviembre 2 de oraciones para tu alma

Primera lectura


Lectura del libro del Apocalipsis 21, 1-5a. 6b-7


Después vi un cielo nuevo y una tierra nueva, pues el primer cielo y la primera tierra habían desaparecido y el mar no existe ya. Y vi a la Ciudad Santa, la nueva Jerusalén, que bajaba del cielo, de junto a Dios, engalanada como una novia que se adorna para recibir a su esposo. Y oí una voz que clamaba desde el trono: «Esta es la morada de Dios con los hombres; él habitará en medio de ellos; ellos serán su pueblo y él será Dios-con-ellos; él enjugará las lágrimas de sus ojos. Ya no habrá muerte ni lamento, ni llanto ni pena, pues todo lo anterior ha pasado.»

Y el que estaba sentado en el trono dijo: «Ahora todo lo hago nuevo». Al que tenga sed yo le daré de beber gratuitamente del manantial del agua de la vida. Esa será la herencia del vencedor: yo seré Dios para él y él será hijo para mí.


Palabra de Dios.


Salmo


Sal 24, 6. 7b. 17-18. 20-21

R/. A ti, Señor, levanto mi alma


Acuérdate que has sido compasivo y generoso desde toda la eternidad. No recuerdes las faltas ni los extravíos de mi juventud; pero acuérdate de mí según tu amor. R./


Afloja lo que aprieta mi corazón y hazme salir de mis angustias. Contempla mi miseria y mi fatiga y quítame de encima todos mis pecados. R./


Defiende mi vida, líbrame: no quede confundido por haber confiado en ti. Integridad y rectitud me guardarán; en ti, Señor, he puesto mi confianza.